Jueves, 23 de Marzo de 2017 (c)Proyecto ZonasCardio  ·  wwww.zonascardio.org  ·  info@zonascardio.org ·  944 308 166

Comprar Desfibrilador DEA - Formación RCP

Portada  |  Contacto  |  Comprar Desfibriladores
El pulso antes de hacer ejercicio, un posible indicador de muerte cardiaca sbita
07/06/2009

MADRID.- Predecir el paro cardiaco puede resultar ahora más fácil. Un equipo de investigadores franceses ha descubierto un método más 'sencillo y accesible' para identificar a los hombres con mayor riesgo de sufrir muerte súbita por infarto. Se trata, simplemente, de tomar el pulso en reposo, antes, durante y después de realizar una prueba de ejercicio. Si las pulsaciones aumentan considerablemente justo antes de practicar deporte, el riesgo de paro cardiaco aumenta.

La muerte súbita es la primera causa de fallecimiento en Estados Unidos. Provoca entre 200.000 y 400.000 defunciones cada año en este país. Constituye un importante problema de salud pública en los países industrializados. En España mueren unas 30.000 personas. Según cifras facilitadas por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, el 25% de los españoles sufrirá un infarto en los próximos 10 años.

Se estima, además, que en el 95% de los casos, las tareas de reanimación no tienen éxito. "Por eso, identificar a aquellos individuos que, aunque aparentemente están sanos, tienen mayor riesgo, sería un gran paso en la prevención de este tipo muertes", afirma Xavier Jouven, principal autor de este estudio, publicado en 'European Heart Journal'.

Es el primer estudio que descubre la asociación existente entre las pulsaciones y el riesgo de muerte súbita. Medir la frecuencia cardiaca ayuda a identificar a los pacientes con mayor riesgo. "Pocas pruebas en medicina son tan accesibles y fáciles de utilizar en la población general", afirman los autores en su artículo.

"La muerte súbita tiene un origen mayoritariamente cardiaco y supone un 10% de las muertes de causa natural", expone Arturo Martín-Penato Molinas, cardiólogo del Hospital Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes, Madrid). La causa más frecuente es la alteración del ritmo cardiaco, denominada fibrilación ventricular. De forma repentina, las señales eléctricas que regulan el bombeo del corazón se vuelven más rápidas, el ritmo cardiaco se paraliza y el corazón no puede bombear sangre al resto del cuerpo. Como consecuencia, y en cuestión de segundos, la persona pierde el conocimiento.

"El comportamiento de la frecuencia cardiaca debe ser objeto de mayor atención a la hora de pronosticar la evolución de los pacientes. La respuesta ante diferentes grados de estrés condiciona un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular a largo plazo", confirma Karoni Salka, jefe de Cardiología del Hospital Infanta Cristina (Madrid).

Una prueba de ejercicio de 10 minutos

Jouven y su equipo, del Hospital Europeo Georges Pompidou (París, Francia), desarrollaron un estudio con 7.746 varones, empleados del servicio civil de Policía y cuyas edades oscilaban entre los 42 y los 53 años. Los investigadores analizaron sus revisiones médicas entre 1967 y 1972, que incluían electrocardiogramas y exploraciones físicas. Además, se les tomó el pulso en posición de reposo, justo antes de realizar una prueba de ejercicio en bicicleta estática [fase de preparación -sentados en el sillín-], durante el pedaleo y en la fase de recuperación. El ejercicio tenía una duración máxima de 10 minutos e incluía tres etapas diferentes.

La diferencia entre las pulsaciones en estado de reposo y la fase de preparación es que "estas últimas aumentan por unos pocos latidos por minutos, mientras los sujetos se preparan mentalmente para hacer ejercicio. El rol de la frecuencia cardiaca en esta fase no ha sido investigada antes en la población general".

En el transcurso de 23 años de seguimiento, se registraron 1.516 muertes, 81 de ellas como consecuencia de un infarto. Incuso teniendo en cuenta otros factores de riesgo, como son el tabaco, la edad, el peso, el ejercicio, los niveles de colesterol y la diabetes, los resultados demostraron que aquellos hombres en los que la frecuencia cardiaca aumentaba precisamente en la fase de preparación (más de 12 latidos por minuto) tenían doble riesgo de sufrir muerte paro cardiaco que aquellos individuos en los que el pulso no incrementaba tanto (menos de cuatro latidos por minutos).

Sin embargo, durante la prueba del pedaleo en bicicleta, los varones que experimentaban más pulsaciones por minuto tenían la mitad de riesgo de infarto que quienes presentaban menos aumento de las mismas. De hecho, no se registraron fallecimientos entre los 440 participantes cuyas pulsaciones aumentaron lo mínimo durante la fase previa y al máximo durante el desarrollo del ejercicio.

"Nuestro estudio demuestra que el aumento del pulso durante la fase de preparación previa a la prueba de ejercicio podría ser un importante índice de predicción de muerte cardiaca súbita y esto conllevaría interesantes implicaciones clínicas. Es decir, una vez identificados los individuos con mayor riesgo, podrán recomendarse estrategias preventivas", concluyen los expertos. Además, según explican, los resultados contribuirán a mejorar el entendimiento de los mecanismos de la muerte coronaria.

Pero antes, los autores recuerdan que, "teniendo en cuenta algunas de las limitaciones del estudio y que éste sólo se ha hecho con hombres, son necesarias futuras investigaciones".

En este sentido, el doctor Martín-Penato señala que, todavía, "la medición del pulso antes de realizar ejercicio tiene limitaciones importantes como indicador de muerte súbita".

Aunque existen varios factores desencadenantes de las patologías cardiovasculares, este estudio también confirma el papel de la predisposición genética. "El riesgo de paro cardiaco aumentó casi tres veces en los varones cuyas madres habían muerto repentinamente y casi 10 veces cuando ambos progenitores habían muerto por infarto, comparados con aquellos con padres que experimentaron esta forma de muerte".


 
© Proyecto ZonasCardio · www.zonascardio.org · info@zonascardio.org · Tlf: 944 308 166 • Los chopos 79, 48991-Getxo (Bizkaia)

Zonas Cardio por la cardioproteccion. Dotacion de desfibrilador y formación en soporte vital bsico y avanzado y desfibrilacion semiautomtica.