Domingo, 23 de Julio de 2017 (c)Proyecto ZonasCardio  ·  wwww.zonascardio.org  ·  info@zonascardio.org ·  944 308 166

Comprar Desfibrilador DEA - Formación RCP

Portada  |  Contacto  |  Comprar Desfibriladores
"Los desfibriladores deberan colocarse en reas de aglomeracin de personas"
19/09/2009

"Los desfibriladores deberían colocarse en áreas de aglomeración de personas"JOSÉ RAFAEL NOGUERA SANCHIS JEFE DEL SERVICIO DE CARDIOLOGÍA DEL HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA 19.09.09 -

¿Puede definir la muerte súbita y cuál es la razón de llamarse así? ¿Ese es el nombre correcto?

La Muerte Súbita Cardiaca (MSC) es la muerte natural, sin mecanismos violentos que participen en ella como intoxicaciones, traumas, etc. Debida a causas cardiacas, el momento y forma del fallecimiento son inesperados y los distintos especialistas lo han unificado incorporando los elementos claves que la caracterizan como natural, rápida e inesperada. Referente a si es el nombre correcto diremos que, efectivamente, el concepto de muerte conlleva el calificativo de irreversible tanto en términos biológicos, como legales y literales. La reversibilidad empleando los métodos de reanimación en el caso de MSC contradice el concepto, pero actualmente se mantiene. Sabemos que desde la presencia y desarrollo de los equipos de urgencia de atención prehospitalaria, con la instauración de los distintos grados de soportes vitales, los pacientes se pueden mantener y esto debe ser rápido e inmediato ya que sin ellos el proceso de muerte biológica es irreversible.

¿En qué circunstancias se puede dar? ¿Es consecuencia de una herencia genética?

La MSC tiene como causa fundamental en un 80% de los casos la enfermedad coronaria y sus consecuencias. En un porcentaje menor, entre el 10 y el 15%, están las enfermedades del miocardio lideradas por la hipertrófica obstructiva -arritmias, obstrucción al flujo de salida de la sangre del corazón; las que mayor relación presentan entre ejercicio y MSC- y la miocardiopatía dilatada.Una patología importante en la provocación de arritmias graves y MSC es la displasia arritmogénica del ventrículo derecho, en la que se produce una sustitución segmentaria o difusa del tejido muscular cardiaco por tejido fibroadiposo (fibras y grasa). Su origen se orienta hacia dos teorías, una de base genética y la otra con una base inflamatoria vírica. Otras causas serían los procesos inflamatorios de músculo cardiaco, alteraciones de las válvulas, las enfermedades congénitas estenosis valvulares, cortocircuitos en sus vasos y cavidades, en postoperatorios, alteraciones en el sistema eléctrico de conducción de la estimulación cardiaca y con menor incidencia y frecuencia la MSC durante actividades físicas extremas, desequilibrios metabólicos, aneurisma disecante de aorta, embolias masivas pulmonares, trombosis o taponamiento intracardiaco agudo. Referente al papel que juega la herencia genética en la MSC, es importante por dos razones, una es que cada vez se están diagnosticando por alteraciones, mutaciones de los genes más enfermedades generadoras de muerte súbita y dos, con los estudios genéticos en pacientes de riesgo se podían prevenir las crisis.

¿Es previsible? ¿Qué medidas habría que tomar?

Se debe sospechar la predisposición a padecer una Muerte Súbita Cardiaca en los casos que existan antecedentes familiares de síncope o muerte súbita y en casos de presencia de patología cardiaca predisponente. Ante la presencia de un cuadro sincopal recuperado no siempre se llega al diagnóstico causal. Así pues, en estos casos en que se puede repetir el evento y en los segmentos de población de riesgo, como los que tienen antecedentes, los que tienen presencia de patología cardiaca, deportistas sometidos a grandes esfuerzos, altos ejecutivos, etc. Las medidas para poner remedio y prevenirlo serían en primer lugar realizar una exhaustiva historia clínica, un electrocardiograma, analítica y radiografías, un ecocardiograma por un equipo médico experto, llegando si es preciso a la realización de un cardio-TAC o una cardio-resonancia o incluso un estudio electrofisiológico del sistema de conducción-estimulación eléctrica del corazón. El estudio genético completo puede dar, en un futuro, el diagnóstico definitivo. Hemos oído hablar mucho de la fibrilación y de los desfibriladores

¿En qué consiste la fibrilación?

La fibrilación ventricular es un trastorno grave del ritmo cardiaco, arritmia, consistente en una activación ventricular que se realiza de forma desorganizada y parcelar con múltiples cortocircuitos, reentradas, no existiendo actividad útil del músculo cardiaco lo cual desencadena el paro y, el colapso circulatorio terminando con la muerte en pocos minutos, si no se instauran las medidas correctoras de este ritmo, a través de las maniobras de reanimación cardiopulmonar y desfibrilación eléctrica cuanto antes. Clínicamente se manifiesta como una sensación de mareo con o sin dolor en el pecho, seguido de pérdida de la consciencia, convulsiones, apnea y, además, no se detecta pulso ni tensión, ni se auscultan ruidos cardiacos. La desfibrilación consiste en la aplicación inmediata de un choque eléctrico con corriente continua no sincronizado, de 200 julios a 300 por medio de un dispositivo llamado desfibrilador.

¿Qué es un desfibrilador? ¿Puede describirlo?

El desfibrilador es un dispositivo mecánico-eléctrico que permite el restablecimiento del ritmo cardiaco normal, mediante la aplicación de una descarga de corriente continua de alto voltaje, de forma brusca y breve, en el área torácica precordial izquierda. Los desfibriladores actuales son de diferentes tipos, incluso están los conocidos como DAI que, se colocan debajo de la piel como los marcapasos y realizan una terapia y vigilancia continua de las arritmias en los pacientes que tienen indicado su implante. En general los que llamamos externos constan de una pantalla-monitor que muestra el trazado electrocardiográfico instantáneo con las alarmas correspondientes, unos mandos de funciones con choque eléctrico asincrónico o sincrónico según el tipo de arritmia y activación como desfibrinar o como marcapaso externo. También tiene unos pulsadores para seleccionar carga y activación del choque o en el caso de actividad como marcapaso frecuencia e intensidad del impulso, los cables con las palas-electrodos, pediátricos o adultos, para aplicar el choque e igualmente para los electrodos del marcapasos externo. Algunos incluyen un kit de reanimación cardiopulmonar incluido en la bolsa de transporte y un pulsioxímetro digital para registrar la saturación de oxigeno en sangre. Pueden ser portátiles cuyo peso está alrededor de 5 kilos y fijos o estáticos que precisen sistemas de transporte mecánico. Los hay manuales en los que el técnico médico, paramédico o formado para ello, lo activa en todos sus pasos. Los semiautomático son los de elección para instalación en los centros estratégico de acumulaciones importantes de población, están atendidos por personal especialmente formados en su utilización. Y los automáticos que diagnostican y aplican la terapia correspondiente de forma directa y está pensado para personal con conocimientos muy básicos en reanimación cardiopulmonar que sólo deben saber aplicar los electrodos y conectarlo.

¿Es un equipo caro? ¿Hace falta una formación específica y compleja para su manejo?

No son dispositivos caros ya que hay modelos con precios muy competitivos, encareciéndose según las prestaciones que desarrollen pero la relación precio-beneficio siempre está muy a favor de los beneficios ya que se traducen en posibles supervivencias, lo que justifica sobradamente su adquisición y empleo. El nivel de formación que se requiere para la utilización varía entre 4 y 6 horas de adquisición de conocimientos básicos hasta cursos de formación más completos.

¿Aconseja usted su adquisición? ¿Dónde lo situaría usted?

Por supuesto que lo aconsejo, para mí la posibilidad de utilización es estrictamente necesaria en la sociedad actual, pues de la optimización de su utilización depende la supervivencia de un sector poblacional que, sufren arritmias cardiacas graves que terminan en MSC. De hecho los estudios al respecto indican una reducción muy importante de muertes ante estos eventos, desde la ampliación tanto de la colocación estratégica de estos equipos, como de la capacitación de más población capaces de su utilización. Los desfibriladores con programas de activación automática deberían ser colocados en las áreas de aglomeración de personas. Estadísticamente

¿Cuántos casos declarados de 'muerte súbita' ocurren en España? ¿Se ha observado una prevalencia entre un sexo y otro? ¿Hay edades de más riesgo que otras?

Es difícil determinar el porcentaje exacto de MSC en la población ya que, muchas no se pueden incluir en los estudios al no registrase como tales. Basándonos en los últimos estudios de poblaciones, no sólo de nuestro medio sino también en países que han estudiado el tema, como son el norte de Italia y en USA los centros del estado de Minnesota estas se han logrado rebajar a un 2 ó 3% del total de muertes, en algunos bajan al 1%, y esta es la cifra que se da como válida. Refiriéndonos al sexo la incidencia de la MSC predomina en los varones, sobre todo en la juventud y primeros años de adultos. La mujer antes de la menopausia tiene factores hormonales que actúan como protección ante la aterosclerosis coronaria que es la patología donde más frecuentemente se da. En menores de 65 años, el riesgo de MSC en varones es de 4 a 7 veces más que en las mujeres y a partir de esta edad la diferencia se reduce en proporción 2:1 o menor, según los factores de riesgo coronaria que ambos tengan. En las mujeres el tabaquismo, la diabetes, el exceso de colesterol (dislipemias) y el uso de anticonceptivos orales son factores de prevalencia de enfermedad coronaria y, de aparición más frecuente de eventos cardiacos entre ellos la MSC. Puntualizando un poco más, hay dos grupos que muestran un incremento de incidencia de los episodios de MSC, el primero está entre el nacimiento y los seis meses englobándose dentro del síndrome de muerte súbita del lactante del que, exactamente, no se conoce la causa precisa englobándose dentro de ella causas cardiacas como anomalías genéticas provocadoras de arritmias, cardiopatías congénitas, etc. y no cardiacas como infecciones, malformaciones pulmonares, asfixia posicional o provocada, prematuridad, etc. El otro grupo está entre los 40 y 65 años es el periodo de mayor incidencia, por debajo de los 30 el riesgo global de MSC es del 1 por 100.000 habitantes y, siempre en relación con la presencia o no de enfermedad cardiaca anatómica grave y factores de alto riesgo, en mayores de 30 años, la incidencia de episodios de MSC puede llegar a ser de 10 a 25%. Resumiendo pues, en adultos, la mayor incidencia de MSC seria entre los 40-45 años y los de 65-70 y, siempre en relación con la presencia o no de enfermedades cardiacas y factores de alto riesgo, como el HTA, el aumento de colesterol, consumo de cigarrillos, hipertrofia del ventrículo izquierdo, mala funcionalidad cardiaca. Se habla de maniobras de resucitación

. ¿En qué consisten? ¿Podría establecerse a manera de una secuencia sencilla cuando nos encontramos frente a una situación como la citada?

Las Maniobras de Resucitación (MR) consisten en el conjunto de actitudes que se toman ante la presencia de una persona que ha perdido la consciencia, la actividad de bombeo de sangre por el corazón, colapso circulatorio o hemodinámico y, los movimientos respiratorios pulmonares. Su objetivo es mantener el flujo sanguíneo oxigenado permitiendo la actividad, sobre todo cerebral (oxigenación), y del resto del organismo. Las MR deben iniciarse lo antes posible ya que de ello depende su efectividad y ausencia de secuelas. De forma sencilla para que pueda ser realizada por cualquier persona, la secuencia seria primero comprobar, rápidamente, el estado de inconsciencia y la falta de pulso, además de los movimientos respiratorios, actualmente se acepta como dato suficiente comprobar el estado de inconsciencia, y después, se avisa al servicio de urgencia e iniciamos la reanimación. Luego procedemos al masaje cardiaco comprimiendo con ambas manos cruzadas a nivel del esternón, en el centro del tórax y, tras comprobar que no hay obstrucción en las vías respiratorias, añadimos la asistencia respiratoria con el boca a boca. El ritmo de masaje cardiaco debe ser rápido, más de 25-30 por minuto y la insuflación de aire cada 7-8 compresiones. Con esto conseguimos el soporte vital básico. Una vez llega el equipo de urgencias, manteniendo el básico se pasa a la fase de soporte vital avanzado en el que ya se utilizan los desfibriladores-marcapasos, respiradores y técnicas terapéuticas medicamentosas adecuadas por los equipos paramédicos o médicos correspondientes. Si este soporte vital se aplica rápida y adecuadamente el porcentaje de resucitaciones puede llegar a ser de hasta un 30 por cien de los casos.

¿Le gustaría añadir algo más?

Como dato de interés social diría la gran concienciación actual, tanto de las autoridades sanitarias, como políticas del problema de la MSC por su gran repercusión mediática a nivel poblacional y, el interés en la implantación no sólo de los medios técnicos cerca de los conciudadanos sino también, la potenciación de que los cursos formativos en reanimación básica vital y de urgencias lleguen al mayor numero posible de personas, lo que facilita atender con eficacia los casos en que se presenta un episodio de MSC.


 
© Proyecto ZonasCardio · www.zonascardio.org · info@zonascardio.org · Tlf: 944 308 166 • Los chopos 79, 48991-Getxo (Bizkaia)

Zonas Cardio por la cardioproteccion. Dotacion de desfibrilador y formación en soporte vital bsico y avanzado y desfibrilacion semiautomtica.