Domingo, 22 de Enero de 2017 (c)Proyecto ZonasCardio  ·  wwww.zonascardio.org  ·  info@zonascardio.org ·  944 308 166

Comprar Desfibrilador DEA - Formación RCP

Portada  |  Contacto  |  Comprar Desfibriladores
Dieta mediterranea : Un modelo de alimentacin saludable
12/07/2008

El término dieta mediterránea refleja los patrones dietéticos característicos de diversos países de la cuenca mediterránea en los años sesenta. La asociación entre dieta mediterránea y una mayor longevidad y menor morbimortalidad por enfermedad coronaria también se ha observado para determinados tumores y otras enfermedades relacionadas con la alimentación, siendo este patrón alimentario el nexo común entre países.

El estudio de las asociaciones entre determinados patrones alimentarios y el riesgo de enfermedad resulta interesante debido a la existencia de efectos sinérgicos o antagónicos de los alimentos. Estos patrones reflejan más fielmente el consumo realizado por la población y generan una información epidemiológica muy útil.

Las investigaciones clínicas, epidemiológicas y bioquímicas han proporcionado unas bases biológicas muy sólidas acerca de los beneficios de la dieta mediterránea. La elevada carga de antioxidantes derivada del consumo de frutas y verduras junto con los beneficios obtenidos por el aceite de oliva extra virgen y el consumo moderado de vino, hacen que la dieta mediterránea tenga múltiples ventajas a pesar de su contenido relativamente alto en grasa.

Se ha demostrado que la dieta mediterránea tiene efectos beneficiosos en cuanto a:

1. Aumento de la supervivencia: la dieta mediterránea tradicional se asocia con mayor supervivencia tanto en población general, como en enfermos con cardiopatía isquémica.
2. Disminución de la mortalidad: la adherencia a una dieta mediterránea se asocia con menor riesgo de mortalidad global y un descenso de mortalidad similar en las enfermedades coronaria, cardiovascular y el cáncer en población sana mayor de 70 años.
3. Cardiopatía isquémica, enfermedad cardiovascular: el consumo de una dieta tipo mediterránea, rica en ácido linolénico produce una reducción del riesgo cardiovascular del 50 al 70%, dependiendo del criterio de valoración analizado. Disminuye el riesgo relativo de reinfarto, manteniendo su efecto protector hasta 4 años después de haber sufrido el primer infarto de miocardio sin alterar el poder predictor independiente de recurrencia que tienen factores de riesgo tradicionales como la hipercolesterolemia y la hipertensión. Las personas con un consumo relativamente alto de alimentos de la dieta mediterránea tienen menor mortalidad prematura tras un primer infarto de miocardio. La dieta mediterránea reduce el riesgo de enfermedad coronaria entre un 8 y un 45%.
4. Síndrome metabólico y tensión arterial: la dieta mediterránea podría reducir la prevalencia de síndrome metabólico y su riesgo vascular asociado, posiblemente por disminución de la inflamación asociada con dicho síndrome. Podría reducir la concentración de marcadores proinflamatorios y procoagulantes en personas sin antecedentes cardiovasculares. La adherencia a una dieta mediterránea se relaciona inversamente con la tensión arterial.
5. Sobrepeso u obesidad: En diferentes estudios transversales con más de 3000 participantes adultos sin antecedentes de enfermedad cardiovascular se ha demostrado que la adherencia a una dieta mediterránea se asoció con una reducción del 39 al 50 % en la probabilidad de tener sobrepeso u obesidad y con un 59 % menos de riesgo de desarrollar obesidad central tras controlar diversas variables confundentes.
6. Cáncer: los enfermos con coronariopatía que siguen una alimentación mediterránea podrían estar protegidos frente al desarrollo de determinados tumores, especialmente urinarios, digestivos y de garganta.

Fuente: www.unav.es


 
© Fundación ZonasCardio · www.zonascardio.org · info@zonascardio.org · Tlf: 944 308 166 • P de la Habana, 9 - 28036 Madrid

Zonas Cardio por la cardioproteccion. Dotacion de desfibrilador y formación en soporte vital bsico y avanzado y desfibrilacion semiautomtica.